¿Debió ganar The Shape of Water el Oscar a mejor película?

Pues siendo directo y concreto, no. No debió ganar el Oscar a mejor película pero como esto no puede ser un artículo de una sola línea, explicaré mis razones. Debo advertir que no odié de ninguna forma el film, de hecho, lo disfruté mucho y pienso que es una película hermosa y realizada de una manera magnífica; pero de la misma forma siento que se queda corta en comparación con casi todas las otras películas con las que competía. Por ejemplo, no le llega ni a los talones al guión de Three Billboards Outside Ebbening, Missouri o a la sofocante atmósfera que crea Dunkirk. Y si de abordar el tema del amor romántico estamos hablando Phantom Thread y Call me by your name le daban tres vueltas al film de Del Toro.

The Shape of Water es una película que nos hace preguntarnos ¿a quiénes llamamos monstruos? y permite que de manera muy simple nos cuestionemos sobre nuestra capacidad de juzgar y entrometernos en el amor de los demás, lo cual siempre resulta ser una experiencia personal. Como el mismo Guillermo del Toro asegura, se llama The Shape of Water porque el agua no tiene forma, al igual que el amor.

“La única manera de respirar es en el gris. En la vida lo único que nos da permiso de existir es que vivimos en esa área gris, por eso hay tantísima rabia. Es muy bonito que en esta película el único personaje obsesionado con la blancura moral es el antagonista”.

Pero más allá de todo lo mencionado, The Shape of Water es otra película de amor e incluso su valor diferenciador, la relación humano – monstruo ya está muy repetida en el cine comercial. Podríamos mencionar desde El monstruo de la laguna negra (la que claramente es padre y máxima inspiración del film de Del Toro), King Kong (como una de las más conocidas) hasta Mi novio es un zombie (por dar el ejemplo más comercial que pude pensar, sin olvidar a La bella y la bestia);  es decir que si esperamos una temática original por parte de la película, esta nos queda debiendo.

Luego están los aspectos poco creíbles del film, más allá del amor fantástico entre el ser anfibio y la mujer. Resulta casi chistoso el hecho de que sea tan fácil robar uno de los experimentos más grandes que mantiene el gobierno norteamericano en plena guerra fría, solamente girando una cámara. Esta resolución tan simple demuestra que el film solo expone la situación política Rusia – EEUU, para que sirva como conflicto entre los personajes y nada más, bien podría haber sido omitido y no hubiese afectado en lo más mínimo. Sin contar que la criatura y la mujer se enamoran por huevos cocidos.

Un tema más que me llega a molestar mucho del film, es la falta de los típicos personajes de Del Toro. Ningún personaje mantiene un gran trasfondo más allá de la situación social cultural que los atormenta, ya sea por su identidad sexual o su condición racial. Al igual que el conflicto de la guerra fría, pareciera que los personajes secundarios solo sirven para el beneficio de la protagonista y carecieran de motivos propios. Esto con el perdón del director me parece una resolución un poco vaga y sencilla.

No quiero empezar a hablar sobre la dirección porque en verdad considero que el Oscar se lo debió llevar Nolan, pero para ser justo lo que salva a The Shape of Water de ser una película cualquiera románticona y un poco extraña, es la mano de Guillermo del Toro. Sin duda alguna, su presencia transforma la más básica y sencilla, incluso vaga, historia en una obra de arte; ya que el film también es un gran homenaje al cine de horror de los años 50 e incluso al cine mudo. Tal vez nadie hubiese podido contar esta historia tal cual como la contó Del Toro, con la atmósfera densa y un extremo cuidado en los detalles, desde su color hasta su música. No por nada, el director invirtió su salario para lograr que la película sea como él quería que sea.

Aunque la película no haya sido mi favorita para ganar el Oscar este año, de algo si estoy muy seguro y es que la victoria de The Shape of Water resulta verdaderamente refrescante; porque parecía imposible que una película del género fantástico ganara en esta época en donde el cine bélico, social y racial han predominado los premios en los últimos años. Esto tal vez es lo más grande del film y la carrera de Del Toro, que aunque muchas veces pareciera que todo se tiene en contra, ser diferente es lo mejor que se puede ser.

Anuncios

1 Comment

  1. Me gusta tu análisis, aunque yo sí que le apostaba a La Forma del Agua y a Guillermo. Creo que los óscares no son los más objetivos y están muy influenciados por la polémica y puede que la política. Pero aún así, los disfruto y quiero ganar uno 😛 La forma del Agua en lo personal, me parece que refleja un sueño. El sueño de Del Toro. Me parece no sólo muy bien producida, pero original. Original porque, aunque el tema sea romántico…¿a quién se nos hubiera ocurrido una historia sobre una mujer muda y un anfibio enamorados? Y lo hace de tal modo que lo aceptamos. Aceptamos esta premisa, y al final parece que ella siempre perteneció al agua. Sin embargo, en lo personal -tranquilos los fans- no me gustó avatar. Podrá ser también otra historia de amor “original” pero no la sentí pura, me pareció que el dinero fue su principal motor.
    Muchas veces me dejo llevar por lo intangible haha pero esa es mi opinión. Aún así, me gustó cómo expones tu análisis y tu opinión!
    Saludos y a ver buen cine!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s